Sunday, March 7, 2021



El Cuervo (The Raven)

de Edgar Allan Poe


Una triste medianoche, mientras cansado leía

cierto extraño y viejo libro de saberes olvidados,

dormitando casi estaba cuando se oyó un golpeteo,

Como de alguien tocando quedo, tocando en mi portal.

"Tal vez una visita", dije, "llamando a mi portal—

Sólo eso, y nada más."


Ah, recuerdo claramente aquel inhóspito diciembre;

Y las brasas moribundas en el suelo cual espectros.

Yo el llegar del alba ansiaba, pues en vano suplicaba 

a mis libros que curaran mi pena por Leonor—

Por la radiante dama que así los ángeles llamaban—

Ya sin nombre, nunca más.


Y como el triste crujir de las purpúreas cortinas

de terrores me llenara, como nunca antes viviera,

acallar mi palpitar con estas palabras buscaba:

“Alguna visita ha de ser, que a mi alcoba quiere entrar—

Una tardía visita, que a mi alcoba quiere entrar, —

Eso es todo, nada más".